CONCLUSIONES GENERALES

La Fuerza Armada necesita una reforma

 

Si el acuerdo de que era necesario para que el país contar con una fuerza armada fue casi unánime, también tuvo un alto consenso en que no se quería la Fuerza Armada que actualmente existe y por lo tanto ésta debía ser reformada. 

Esto dejaba notar dos cosas.  El prestigio de los militares había sido severamente dañado ante la sociedad civil por las violaciones a los derechos humanos en la guerra antisubversiva, por los abusos cometidos en las levas del servicio militar y por la corrupción imperante no sólo durante los diez años de Fujimori, sino aún antes.  Si bien mucho de esto había cambiado para bien y la gente lo manifestaba así, también se manifestaba un sentimiento, de que era necesario reformar a la institución militar  que esto de alguna manera no se estaba haciendo con la profundidad necesaria.  De aquí podemos sacar dos conclusiones: es necesario difundir los avances en la reforma cuando los haya y profundizar la reforma donde no la haya. 

En base a las preocupaciones de la sociedad civil, se diseñaron cinco políticas de defensa nacional que las atendía directamente y que fueron aprobadas por el Consejo de Defensa Nacional:
  • Fomentar la participación activa de la sociedad en el logro de los objetivos de seguridad y defensa.

  • Reestructurar el Sector Defensa bajo el principio de subordinación de las Fuerzas Armadas al poder político legítimamente constituido.

  • Fortalecer las relaciones civiles militares.

  • Combatir la corrupción en todas sus manifestaciones.

  • Promocionar una cultura de respeto a la Constitución, Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario y normas de convivencia social.